corona-novias-blog_de_bodas-wedding_style_magazine

Volvemos una semana más con nuestro “Club de los 5” y esta vez lo hacemos con un post muy especial. Se trata de la editorial “Como una reina” de nuestro último número de Wedding Style Magazine en el que varios diseñadores reinterpretan las coronas más emblemáticas de las Casas Reales de Europa. Sin duda, una producción perfecta para repasar algunas de las fechas más destacables de la historia, además de ser fuente de inspiración para esas novias que quieran darle un toque aristocrático a su estilismo de boda.

Un privilegio exclusivo para ilustres cabezas de reinas, princesas y nobles damas. Pueden ser de plata, oro, platino e incluso como veremos, alguna de acero facetado; normalmente cuajadas de diamantes y coronadas con otras piedras preciosas o con las perlas más selectas. La evolución de las modas ha originado cambios en sus motivos decorativos y formas pero las tiaras siguen siendo la joya más distintiva entre las damas de la corte. Usadas en los grandes acontecimientos, cobran gran importancia en las bodas, en especial la novia.

De aquí surge la idea: Actualizar el concepto de tiara real y retar a cinco grandes maestros artesanos especialistas en tocados que usando diferentes técnicas y materiales nos elaboren sendas réplicas de las más fastuosas tiaras reales que les proponemos.

 

Tiara de estrellas: Países Bajos

coronas-novias-tiara_estrellas-blog_de_bodas-wedding_style_magazine

 

Originalmente era una pequeña tiara de diamantes que perteneció a Sofía de Wurttemberg, primera esposa del Rey Guillermo III de Holanda. En 1866 se le incorporan cinco broches de perlas y diamantes en forma de margarita en cada vértice.

Por otro lado, esta tiara está concebida de tal manera que se pueden sustituir las margaritas por cinco de las seis estrellas de diamantes de doce puntas que la segunda esposa del rey Guillermo III, la reina Emma, recibió en 1879 como regalo de bodas por parte de sus nuevos parientes los Von Wieds, siguiendo una de las tendencias de moda de nales del siglo XIX, ori- ginada por el gusto por las joyas en forma de estrella de la Emperatriz Isabel de Austria (Sissi).

De ese modo fue cómo la lució Máxima Zorreguieta de Holanda en su boda con el Heredero de los Países Bajos, el Príncipe Guillermo de Orange-Nassau.

Alial Millinery

Alicia Díez Herbosa, de Alial Millinery, ha sido la encargada de interpretar la tiara de estrellas. Para ello ha usado tela para dar forma a la base de la tiara, y metales y piedras naturales para las distintas estrellas. Todos estos materiales han sido tratados de manera artesanal para la creación de esta pieza única.

coronas-alial_milinery-novias-blog_de_bodas-wedding_style_magazine

 

Tiara Cartier: España

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 22.11.54

 

Fue un regalo del Rey Alfonso XIII a la Reina Victoria Eugenia de España, encargado a Cartier. Es una tiara decorada con volutas de platino, cuajado de diamantes y unos perlones, de estilo art-decó tan de moda en aquel momento. Ha sufrido varias transformaciones a lo largo del tiempo. La primera vino como consecuencia de recibir, la reina, un juego de esmeraldas, de su madrina la Emperatriz Eugenia de Francia. Se quitó la perla superior y se sustituyeron las demás por las esmeraldas. Ya en el exilio, la Reina tuvo que vender las esmeraldas, reponiéndose así las perlas. Aunque su diseño, ya no recuperó la perla superior.

Al fallecer la Reina, la tiara pasaría a manos de su hija, la Infanta Mª Cristina de Borbón y Battenberg. El Rey Juan Carlos, al enterarse de que su tía la Infanta Mª Cristina quería subastar la pieza, llegó a un acuerdo para comprársela. Una vez en su posesión se la regaló a la Reina Sofía. Los más entendidos esperan que el interés que el Rey ha mostrado por la tiara Cartier sea para que se convierta en una de las joyas “de pasar” de reina a reina, junto con el resto del lote que la Reina Ena estableció en su testamento.

La Unike

Gisele, de La Unike, usa los elementos y materiales con los que trabaja para comunicarse, colmándolos de sentido y sentimiento. Ha recreado esta pieza siendo fiel de sus formas originales, las espirales como alegoría del movimiento, reproduce el brillo de los diamantes con estrás vintage y respeta las perlas originales como símbolo del pasado, a las que le ha incluido plumas como metáfora del paso del tiempo. Representa una pieza que cuenta historia.

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 22.12.08

 

Tiara Ducal: Bélgica

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 22.18.15

 

Fue el regalo de bodas que hizo Franco, en nombre del pueblo español a Fabiola de Mora, que se casó con Balduino de Bélgica. Consiste en una tiara de diamantes, coronada con siete orones en cuyo centro se engarzaban rubíes o esmeraldas originalmente. Es una pieza de las más versátiles que existen, puesto que puede ser lucida como corona o diadema y también se pueden usar los orones en forma de gargantilla, o sueltos como colgante o broche.

Más tarde corrió el rumor (nunca confirmado) de que los rubíes y las esmeraldas originales no eran auténticas, que antes de ser comprada por Carmen Polo en un anticuario de Madrid, se hallaba en depósito en un convento como ofrenda a la virgen, por sus propietarios (se cree que la Casa Medinaceli, en el cuadro aparece la Duquesa Ángela de Medinaceli con la pieza). Corría la postguerra y la hambruna hizo que las monjas vendieran las piedras y las sustituyeran por vidrios de colores. Los joyeros de la Casa Real Belga descubrieron el engaño y Franco encargó entonces que fueran sustituidas por unas verdaderas.

Ha sido una de las joyas favoritas de la Reina Fabiola tanto con esmeraldas como con rubíes, aunque al enviudar y en homenaje de su difunto esposo, solo usó el juego de siete aguamarinas como piedras centrales de los orones que este le regaló.

Luis Benítez Millinery

Luis Benítez Millinery se inspira en las caprichosas formas de plantas y flores, la botánica y la naturaleza en general para realizar sus creaciones. Las fibras y los materiales orgánicos definen su estilo. Para la estructura de la tiara y los siete florones, ha utilizado terciopelo entalcado. Ha usado el eje central de una siempreviva africana pigmentada de aguamarina para recrear las piedras centrales de los florones. Rodeando la composición, se han engarzado espigas empolvadas de polvo de plata.

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 22.18.26

 

Tiara Cambridge: Inglaterra

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 22.58.43

 

Todas las nueras de la Reina Isabel II han recibido una tiara y un título como regalo de bodas. Todas ellas han usado esa tiara en sus enlaces, excepto Diana que usó la tiara familiar Spencer para su boda. Es extraño que la Reina permitiera a la Princesa usar una tiara propia que no fuera de la Casa Real, aun más, siendo la boda del Príncipe Heredero.

Diana, de entre todas las tiaras del joyero de la Reina, eligió como regalo de su suegra la Tiara Nudos de los Enamorados o Tiara Cambridge, que sería su favorita hasta que tuvo que devolverla después de su divorcio con el Príncipe Carlos.

Muchas fueron las especulaciones sobre sobre la tiara que elegiría Kate Middleton para su boda con el Príncipe Guillermo. Aunque pudo pensar en llevar la tiara Spencer o la Cambridge para honrar la memoria de Princesa Diana, quizá por temer a la mala suerte, finalmente decidió quedarse como regalo nupcial una muy sencilla, la tiara Halo, que sería la que finalmente usaría.

Actualmente y en muchas ocasiones, se está viendo a Kate usar la tiara favorita de la Princesa de Gales, que parece que también va a ser de sus preferidas.

Graellsia Madrid

Han trabajado la composición respetando su estructura básica. Pequeñas hojas, flores y perlas, todas ellas elaboradas artesanalmente. Graellsia Madrid se ha centrado en transmitir el aire sofisticado que transmite esta pieza, pero de una manera original y bella, con su propia visión romántica de la naturaleza.

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 22.59.04

 

Tiara Napoleónica: Suecia

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 23.02.56

 

La tiara Napoleónica, conocida también como Tiara Cut Steel, está construido en acero, plata y oro. Aunque parezca extraño, para una tiara real no lleva ninguna piedra preciosa.

Está decorada con motivos vegetales representando hojas de roble, flores, bellotas y plumas; ornamentos de moda en aquella época. Se tiene la creencia de que fue un encargo de la Emperatriz Josefina de Francia, primera esposa de Napoleón Bonaparte, para su hija Hortensia, hacia el año 1812.

Llegó a Suecia junto con otras piezas como la Tiara de los Camafeos, de la mano de su nieta Jose na de Leuthtenberg, al contraer matrimonio con el rey Óscar I.

Extraviada durante muchos años, se dice que la tiara fue encontrada por casualidad, por la Reina Silvia en un viejo armario de Palacio. Una vez restaurada fue reestrenada por la Reina en 1979, durante la visita de Estado de los Reyes de Suecia a Austria.

 

Verbena Madrid

Para realizar esta original lectura de la tiara Napoleónica, la firma Verbena Madrid ha usado hilo de color dorado para suplir los materiales nobles de la estructura central, plumas y cuentas en tonos marfil y cobre para representar bellotas y hojas. Diferentes arcos y semicircunferencias definen esta reinterpretación.

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 23.03.07

 

Después de ver estas coronas y sus “reinterpretaciones”, ¿te animas a casarte con una tiara coronando tu cabeza?

 

Realización: Wedding Style Magazine
Fotografía: Quique Magás
Modelo: Paula Morejón
Make up & Hairstyle: Oui Novias

Compartir

Separador

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *